Para ayudar a otros, primeramente debemos estar bien. ¿Podrá un ciego guiar a otro ciego? los dos caerán en un pozo. Pero para estar bien, no debemos estar solos. Dios nos ha diseñado para ser parte de una familia. Ser parte del cuerpo de Cristo nos permite crecer saludablemente.

Cristo es la cabeza y nosotros, como iglesia, su cuerpo. Pero el problema radica en que lamentablemente «la columna vertebral de este cuerpo» son las actividades y eventos en vez de las relaciones profundas y el discipulado uno a uno.

Si no visualiza el reproductor de audio, hacer clic aquí para escuchar la charla.

Dale click en el icono para descargar el pdf que acompaña esta charla.

En esta capacitación aprenderemos:

  • La importancia de desarrollar tres tipos de relaciones: tener un Pablo, un Bernabé y un Timoteo para tu crecimiento saludable.
  • Claves para mantener adecuadas relaciones con nuestros hermanos.

Para reflexionar… ¿Eres un caudillo o llanero solitario de la fe?

¿Qué te parece si esta semana pides a Dios sabiduría para encontrar: un Pablo para aprender de él, un Bernabé para trabajar juntos por el Reino y un Timoteo para ayudarlo en sus primeros pasos? ¿Estás dispuesto? Déjanos tus reflexiones aquí

Foto del avatar
Henry Clay

Henry conoció a Jesús en 1971 en una iglesia presbiteriana. Fue discipulado por 2 años por otro estudiante que trabajaba con Los Navegantes. Lo impactó tanto, que dedicó su vida a ayudar a otros de la misma manera. Ha servido en EE.UU., Alemania, Costa Rica, Argentina y Egipto. También ha trabajado en el pastorado de una iglesia local por 6 años. Está felizmente casado y tiene 4 hijos y 9 nietos. Con su esposa vive en Carolina del Sur en EE.UU.

Artículos: 62