3.3.8 Si no hay cruz, no hay corona

Cuando comenzamos a discipular a alguien, normalmente empezamos con cierto idealismo. No esperamos tener grandes problemas. Amaremos y ayudaremos a las personas, y ellas nos amarán y agradecerán (1 Tes. 2:19-20)

Esto es algo parecido a nuestra relación con nuestros hijos. Además de ser un proceso muy lindo, también puede ser muy difícil (Gálatas 4:19)

¡Pero… vale la pena! (Prov. 14:4)

Dale click en el ícono para descargar el pdf que acompaña esta charla.

En esta capacitación estaremos aprendiendo sobre:

  • Los desafíos del discipulado.
  • Pautas para resolver los conflictos y problemas.
  • 8 peligros vinculados al discipulado.
  • La caída del discipulador y las consecuencias en quienes está discipulando.

¿Te has sentido frustrado durante el proceso de discipulado?

¿Alguna vez has sido traicionado por alguna de las personas a las que has ayudado? ¿Has traicionado a alguien a quien te encuentras discipulando?

¿Qué acciones te ayudaron a sobreponerte ante estas situaciones?

Cuéntanos tu experiencia haciendo clic aquí.

Foto del avatar
Henry Clay

Henry conoció a Jesús en 1971 en una iglesia presbiteriana. Fue discipulado por 2 años por otro estudiante que trabajaba con Los Navegantes. Lo impactó tanto, que dedicó su vida a ayudar a otros de la misma manera. Ha servido en EE.UU., Alemania, Costa Rica, Argentina y Egipto. También ha trabajado en el pastorado de una iglesia local por 6 años. Está felizmente casado y tiene 4 hijos y 9 nietos. Con su esposa vive en Carolina del Sur en EE.UU.

Artículos: 62